Ir al contenido principal

Lo que a Lola se le escapó de las manos


Entrada 3

“Hay personas que llegan a tu vida y sin saberlo, te marcan para siempre”


Es así como el pequeño Jhonatan, con tan solo dos años de edad, tocó a mi puerta y se quedó en mi interior para toda esta vida. Algunas tradiciones espirituales y religiosas, dicen que la reencarnación existe, mientras que otras sugieren que mueres y te elevas al paraíso para descansar eternamente (si has sido un “buen ser humano”...). En este punto no estoy segura de si mi vida es producto de muchas reencarnaciones o simplemente soy un alma nueva que llegó a la tierra hace cuarenta y tantos años y se desvanecerá para siempre sin dejar rastro el día que deba marcharse; lo cierto es que de cualquiera de las dos formas que yo exista, Jhonatan fue un aviso que recibí anticipadamente de lo que me correspondería experimentar más adelante, de la misma manera que lo fueron varios otros eventos que iré narrando poco a poco.
Terminaron las tres semanas en las que debía cuidar a Jhonatan, me estremecía pensar que quizá no lo vería más, que me estaba marchando sin decirle a sus padres lo que yo observaba por miedo a hacerles daño; por no querer ser llamada algún nombre desagradable que no deseaba escuchar al atreverme a sugerir que algo estaba mal con su hijo cuando yo ni siquiera tenía hijos, ni tampoco tenía la experiencia de vida que un adulto tiene para opinar y dar sugerencias en relación al desarrollo de los niños. En efecto, hasta el Sol de hoy, no he vuelto a ver a Jhonatan ni a sus padres, poco tiempo después de que montaron su negocio en la Ciudad de México, se desvanecieron de la misma manera que la la Luna se desvanece en al cielo ante el brillo envidioso de la luz del Sol. Nunca he visto a Jhonatan de nuevo, pero sí supe de él durante en el octavo mes de embarazo de mi hijo Eric, pero de eso comentaré más adelante.
Todo padre de familia anhela que a sus hijos les vaya “bien”, aunque hoy entiendo que cuando un adulto dice: que le vaya “bien” a mi hija o hijo, en realidad quiere decir que quiere que sus hijos vivan un cuento de de hadas, una historia que puede ser tan falsa como Alicia en el País de las Maravillas, una historia llamada: “el Cuento de la Casita”, en la que el hijo o hija va a la escuela, se porta “bien”, es “buen” estudiante, tiene muchos amigos, termina la escuela básica, decide estudiar una carrera universitaria y se gradúa. Consigue un “buen” trabajo, gana “buen” dinero, se casa con un “buen” hombre o mujer, tiene hijos “buenos”, es un “buen” padre o madre y vive feliz para siempre igualito que los papás viven de felices... Esa es el “Cuento de la Casita”, que a la larga no prepara para la vida a nadie que no sepa que quiere hacer cuando sea grande o que no tiene las habilidades para saber qué quiere hacer con su vida. ¿Por qué comentó todo esto? Porque en mi vida todo iba “perfecto” (según mi definición de perfección), hasta que comencé a gritar por cielo, mar y tierra que iba a estudiar para convertirme en maestra, después de todo era una profesión que venía practicando desde los 4 años de edad, ¿lo recuerdan? Era mi juego favorito y también mi pasión: “los niños”....

Cuando llegué a la edad de decidir qué estudiar y dije: “voy a ser maestra” el miedo de mi madre y la creencia que existe en el inconsciente colectivo, argumentaban que las maestras no ganan suficiente dinero y que se morían de hambre; ¡qué doloroso fue escuchar eso! Por un lado era la hija buena que vivía la vida perfecta que todo padre quiere para sus hijos y sabía lo que quería ser de grande, pero, tal cual le puede ocurrir a un diminuto ser atrapado en tierra de gigantes, mis sueños fueron aplastados de un solo golpe: ¡yo no quería morir de hambre! Pero tampoco quería renunciar a mi pasión, a lo que yo sabía hacer mejor... Hasta ese momento fui la hija ideal que todo padre anhela, y desde ese momento, un peregrinar me esperaba al tratar de adivinar lo que quería hacer con mi vida cuando fuera grande...

En la siguiente entrada te contaré más...


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…