Ir al contenido principal

Lola se embarca en el viaje más largo de su existencia…


Entrada 4

“Si los adultos no saben lo que quieren hacer con sus vidas,
¿cómo esperan que los adolescentes sepan lo que
quieren hacer cuando sean grandes...?”

Después de haber escuchado al inconsciente colectivo y haber tomado la decisión de NO estudiar para maestra hasta después de haber terminado mi primera carrera universitaria, comenzó uno de mis primeros periodos de gran incertidumbre y peregrinar por rumbos desconocidos. Recorrí cuatro universidades diferentes y una carrera diferente en cada una de ellas: Derecho, Idiomas, Mercadotecnia y finalmente Ciencias de la Comunicación, una de esas carreras conocidas en aquella época como: MMC (mientras me caso...). La realidad es que no estaba estudiando esa carrera por aquello del MMC, más bien era una cuestión de OS (oveja de la sociedad). Finalmente terminé la carrera y “me casé” jajajajaja. Dije que no había estudiado la carrera por MMC pero en mi caso ocurrió de esa manera, antes de graduarme de la universidad, a los 23 años (recuerden que recorrí cuatro universidades), me casé con un gran hombre “extranjero”, y jamás imagin´ la aventura que me esperaba al decir: “¡Sí, acepto!”

Los adultos tienen todo tipo de expectativas respecto a las vidas de sus hijos. La mayoría quieren que sus hijos logren todo aquello que ellos no lograron, o que tengan todo lo que ellos no tuvieron. El problema que existe con esta manera de pensar es que los hijos nunca podemos cumplir por completo las expectativas de los padres y en muchas ocasiones, dejamos a un lado nuestros sueños, nuestros anhelos más preciados y nuestra pasión. Es muy común que aquello que los hijos quieren hacer cuando “sean grandes”, no sea lo que puede satisfacer las expectativas de los padres. Y si a eso le sumamos que el hijo o la hija tiene algún reto significativo debido a su diversidad funcional (desorden neurológico), entonces sí que todo se pone color de hormiga. Los sueños de los padres se van al suelo, se pierden en la tristeza y la decepción por haber “dado a luz” a un hijo o hija que no podrá cumplir con su sueño de la casita. No podrá ni siquiera ser una OS y quizá no logre completar una carrera universitaria u oficio.

Qué equivocados vivimos los adultos pensando que nuestros hijos deben tener "una vida mejor que la nuestra” que no nos damos cuenta que esa idea pisotea y pone por debajo la vida que nosotros tuvimos. Es una idea que pisa todo lo que nuestros padres hicieron con nosotros con las herramientas que tenían y de la mejor manera que ellos pudieron hacerlo. Esta puede concebirse como una idea de reparación, en la que continuamente volteamos a ver todo aquello que hicieron “mal” nuestros padres para darles algo diferente a nuestros hijos, sin darnos cuenta que cuando estamos “reparando” lo que hicieron nuestros padres con nosotros, en realidad estamos criando a los hijos desde la rabia, el rencor, la lástima o la tristeza, porque estamos volteando a ver constantemente lo que nuestros padres lograron con nosotros, en lugar de hacer con autonomía lo que realmente queremos hacer. Al poner por debajo de nosotros a nuestros padres, nos estamos también nosotros colocando por debajo de nuestros hijos, y la historia continúa con las siguientes generaciones…

Al terminar la universidad, la primera gran aventura de mi vida ya estaba en puerta: Lima, Perú era mi siguiente destino. La idea de vivir unos meses en Perú me emocionaba, a la larga, era un país en el que se hablaba mi lengua y la cultura no sería enteramente desconocida. Sin embargo, lo aterrador para mí era lo que venía después de vivir en Perú: Estados Unidos… un país al que le estoy y le estaré eternamente agradecida por sus bendiciones y por toda la evolución que he logrado en este lugar. Sin embargo, no es mi tierra, no es mi gente, no es mi lengua... no es mi cultura y es aquí en donde tiempo después “daría a luz” a los dos proyectos de vida más importantes y hermosos que pude haber tenido en cualquier lugar del planeta: Ivan y Eric.

En la siguiente entrada les contaré cómo y en dónde preparé la cuna para la llegada de Eric…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…