Ir al contenido principal

Lo que espero de mi hijo lo espero de mí




“Es más lo que nos une , que lo que nos separa.
El ser humano es tan grandioso.” 
Mónica  Estacio


Hace un par de días tuve la oportunidad de entrevistar a la Dra. Mónica Estacio. La conversación con ella trajo a mi mente algunas reflexiones sobre lo que para mí ha significado ser madre de una persona con una diversidad funcional, en este caso, con autismo. 

Cuando me enteré del diagnóstico de Eric, para mí ya no era una sorpresa (lo he contado en otras entradas de mi blog). Yo ya sabía lo que estaba pasando con mi hijo, también sabía el nombre del diagnóstico que recibiría, era únicamente cuestión de formalizarlo en un reporte avalado por especialistas en el tema. No hubo shock al recibir el diagnóstico, simplemente me confirmaron lo que para mí era inminente: “Mi hijo mayor Eric tenía autismo”. 

Antes de aquel día, en el que nos llamaron a Carlos y a mí para darnos los resultados de las evaluaciones, Eric ya había comenzado a recibir terapia de lenguaje y todo tipo de intervención temprana posible que yo podía pensar y acceder: Le leía cuentos y le señalaba personajes, jugaba tirada en el piso a los trenes, carritos o animales de la granja; íbamos al parque junto con otras amistades que tenían hijos de su edad y enseñaba a los niños a invitarlo a jugar, aunque Eric parecía no hacer caso. Nos inscribimos juntos en clases de natación de madres e hijos, fuimos a una clase de música en la que las mamás o papás realizaban la clase junto con el/la hij@, bailábamos, tocábamos instrumentos musicales y cantábamos al ritmo de las diferentes melodías que la instructora interpretaba. Asistía a fiestas infantiles y literalmente me convertía en la sombra de mi hijo hasta que su comportamiento me indicaba que era momento de retirarnos de ese lugar. Cantaba, bailaba, hacía burbujas con él, coloreábamos, dibujábamos, le permitía pintarse el cuerpo completo (antes de bañarlo) con marcadores con olor a frutas, yo le ayudaba pintándole la espalda mientras le describía lo que le estaba dibujando… Hacía todo lo que podía pensar para conectarlo conmigo y para conectarme con él. En ocasiones lo lograba por algunos segundos, en otras, especialmente cuando yo repetía lo que a él le hacía reír o mirarme una y otra vez, la conexión podía ser un poco más prolongada.

¿Para qué comento todo lo que hacía con Eric? Para transmitir el inagotable esfuerzo que una madre es capaz de realizar para lograr una conexión que puede durar tan solo un breve instante, pero que la suma de esos breves instantes termina convirtiéndose en la vida misma. La vida que viviremos por el resto de nuestra vida (o de la suya), compartiendo con un hijo o una hija, que llegó a poner a prueba nuestra capacidad de amar incondicionalmente y ser felices a pesar de las circunstancias.

Un hijo o hija con diversidad funcional, nos enseña a los padres a darle la bienvenida a una realidad inesperada. Nos muestra cómo encontrar dentro de los archivos de la mente y el corazón, nuestra máxima capacidad de comprender que “el otro” ¡vale!, y que el valor de una persona no se asigna palomeando las características  y capacidades con las que SÍ cumple. Ese valor se asigna simplemente por el hecho de ser un humano, y que ese humano, resulta que nos eligió como sus padres y nosotros elegimos aceptar ese rol en esta vida.

Dicen que “los hijos son nuestros espejos” y así también lo creo yo, aún cuando llegan con una condición inesperada, ellos vienen a cambiarnos nuestro paradigma de lo que significa ser “normal”. Los hijos vienen a mostrarnos lo mejor y lo peor de nosotros mismos. Los padres luchamos para que nuestros hijos logren lo mejor que ellos pueden alcanzar, aunque la realidad es que son ellos quienes vienen a mostrarnos qué es aquello mejor que podemos hacer, para que ellos alcancen su “máximo” potencial. Somos los padres de familia los que nos ponemos a prueba cuando decimos: “sé que puedes lograrlo”. Es en realidad en nosotros mismos en quienes necesitamos creer antes de implantar una expectativa en un hij@ con o sin un diagnóstico.

Los seres humanos somos abismalmente diferentes pero también somos infinitamente iguales. Estamos construidos del amor de quienes nos rodean, de la aceptación, de la confianza y la fe que los demás tienen en nosotros. Somos hijos de la convivencia humana y del calor familiar que nos acoge desde el primer momento que late nuestro corazón. Los hijos nos recuerdan que estamos vivos, que nuestra vida tiene más de un sentido y que somos los artesanos de las piezas que conforman la nueva humanidad que está a punto de transformar nuestra realidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ni siquiera el diagnóstico de autismo es casualidad...

Entrada 1 “Hace ya algún tiempo que dejé de creer en las casualidades y las coincidencias”

En muchos lugares he leído y escuchado un sin número de veces la frase: “las casualidades no existen, existen las causalidades”. Era doloroso y complicado leer esta frase, ya que para mí significaba que el diagnóstico de autismo de mi hijo Eric era la causa de algo que yo misma había ocasionado de manera inconsciente en algún momento de mi vida. Pasaron algunos años antes de comprender que no tenía nada que ver con que yo fuera la “culpable” del diagnóstico de mi hijo, más bien era responsable de la manera en la que yo estaba observando mi vida a partir del momento en el que un grupo de especialistas me dijeron: “su hijo tiene autismo”. Fue uno de esos días en los que observaba de cerca a Eric cuando supe que algo era diferente... Poco tiempo después de cumplir los 18 meses de edad, él era un bebé hermoso que señalaba las partes de su cuerpo cuando yo se lo pedía, aplaudía, decía “mamá” y agitaba su…

“Hakuna matata" se cantó en México por la inclusión de familias con niños diagnosticados con autismo

“Sin preocuparse es como hay que vivir” es una de las frases que probablemente miles de padres de familia hemos aprendido a olvidar después de recibir el diagnóstico de uno (o más de uno) de nuestros hijos: Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Un diagnóstico complejo y lleno de esquinas que parece que nunca terminamos de conocer. El autismo es un diagnóstico compuesto por una abanico de trastornos y desórdenes neurológicos (alimenticio, del sueño, sensoriales, hiperactividad, digestivo, de comunicación, ansiedad, convulsiones, conductuales, de socialización, etcétera) contenidos en cada uno de los chicos diagnosticados con TEA en diferente combinación de retos, habilidades, dimensiones, colores y sabores.
No es necesario ahondar más en la explicación de este diagnóstico cuando en realidad lo que más les afecta a nuestras familias, es la falta de tolerancia de muchas personas, “allá afuera”, que dicen estar diagnosticadas como “normales”. Los chicos con autismo, y/o con otras condi…

El día que el autismo entró a mi vida

Entrada 2
“Nadie sabe para quién trabaja”. Yo pensé que trabajaría para ganar unos cuantos pesos durante mis vacaciones de verano y resulta que estaba entrenándome para toda mi vida..

No estoy segura de recordar las emociones y sentimientos que me embargaron al darme cuenta que Eric paulatinamente se sumergía en una dimensión a la que yo no estaba logrando tener acceso con mis limitados recursos de ser humano “normal”. Más adelante me enteré que eso a lo que yo llamo “otra dimensión”, muchos otros le denominan en el autismo: “su propio mundo”... término con el que no estoy de acuerdo, pero de eso hablaremos más adelante. Hace un tiempo tomé la decisión de realizar una profunda introspección de los eventos, emociones y sentimientos más impactantes que he experimentado a lo largo de mi existencia. Todo con la intensión de encontrar ese punto en el que la vida misma me avisaba con anticipación que tendría un “encuentro cercano con el autismo” y que eso me permitiría ver claramente cuál serí…